lunes, 21 de mayo de 2012

Movimiento de pinza


El movimiento de pinza o de doble envolvimiento es un elemento básico de estrategia militar que ha sido utilizado, en gran medida, en muchas batallas. Los flancos [1] del oponente son atacados de forma simultánea en un movimiento de pinza, después de que el oponente ha avanzado hacia el centro de un ejército, el cual, responde moviendo sus fuerzas exteriores hacia los flancos del enemigo, para rodearlo. Al mismo tiempo, una segunda capa de pinzas ataca el área más externa de los flancos, de esa forma se evita cualquier intento de refuerzo de la unidad bajo ataque.

En su mayor parte, el combate de infantería, en cada escala, está basado de algún modo, en esta táctica militar; y es utilizada frecuentemente por aeronaves también. Es vagamente descrita por Sun Tzu en su tratado militar El Arte de la Guerra, pero el argumentaba que era mejor dejar una salida al enemigo, ya que sentía que un ejército atacado pelearía con más ferocidad al verse completamente rodeado.

Un doble envolvimiento, por definición, conduce al ejército atacante a enfrentar al enemigo al frente, en los dos flancos, y en la retaguardia. Si las pinzas atacantes se encuentran en la retaguardia del enemigo, entonces se dice que el enemigo está envuelto. Tales batallas, a menudo, terminan con la rendición o la destrucción de la fuerza enemiga, aun cuando la fuerza que está rodeada pudiera intentar un escape, atacando al envolvimiento desde adentro, para intentar romper el círculo de enemigos que los rodea; o una fuerza externa amistosa, puede atacar desde afuera, para abrir una ruta de escape para la fuerza que está rodeada.


El doble envolvimiento de Aníbal en la Batalla de Cannas en el año 216 a. C. es visto por historiadores militares como una de las más grandes maniobras en un campo de batalla de toda la historia militar, y es citado como el primer uso exitoso de un movimiento de pinzas registrado en detalle.[2]

Véase también
• Batalla de Cannas
• Batalla de Khalkhin Gol
• Batalla de Maratón
• Batalla de Stalingrado
• Batalla de Tannenberg (1914)
• Guerra de los Seis Días

Referencias
[1] http:/ / es. wikilingue. com/ pt/ Maniobra_de_flanco
[2] « Appendix C (http:/ / www. google. com/ search?q=cache:RHxcfedl0_cJ:www. 28thmasscob. org/ reconac. PDF+ "Battle+ of+ Cannae"+ "recorded+ in+ detail"& hl=en& gl=us& ct=clnk& cd=3)» (PDF file —viewed as cached HTML—). El libro completo de la ciencia militar, abreviado. Consultado el march 25 de 2006.

Otras lecturas
• Manual de entrenamiento del Ejército de los Estados Unidos; diagrama (http:/ / www. fas. org/ man/dod-101/army/ docs/ st100-7/ chapter05/ C5I. htm) de diferentes modos de ataque, incluyendo el doble envolvimiento.
• Ensayo (http:/ / www. globalsecurity. org/ military/ library/ policy/ army/ fm/ 71-100/ c4. htm#FM) de GlobalSecurity.org con una sección de envolvimientos.
• Documento académico (http:/ / www. cse. ohio-state. edu/ ~chandra/ DR-paper-ASC. pdf) de diagramas militares, con un diagrama de un doble envolvimiento.
• Mapa (http:/ / www. globalsecurity. org/ military/ library/ report/ 2002/ Web_Stalingrad3. jpg) del doble envolvimiento de Georgi Zhúkov en la batalla de Stalingrado.

jueves, 10 de mayo de 2012

Interdicción aérea

La interdicción aérea es el uso de aeronaves para atacar objetivos tácticos terrestres que no están próximos a las fuerzas terrestres propias. Difiere de apoyo aéreo cercano porque no apoya directamente operaciones terrestres y no está coordinado con unidades de tierra. A diferencia del bombardeo estratégico, la interdicción aérea no es una misión aérea independiente; su propósito final es más ayudar a las operaciones terrestres que derrotar las fuerzas enemigas por el poderío aéreo únicamente.

Trasfondo
La interdicción aérea es una misión clave que ha sido llevada a cabo desde la Primera Guerra Mundial por virtualmente todas las fuerzas aéreas. En esa guerra, el objetivo era aislar el campo de batalla mediante el ametrallamiento y bombardeo de las líneas de suministro enemigas. Los blancos preferidos eran las líneas de ferrocarril, los puentes y convoyes de camiones. Dado el estado primitivo de la aviación y la tecnología de armamentos de la época, así como la naturaleza subdesarrollada de las doctrinas aéreas, las misiones de interdicción aérea en la Primera Guerra Mundial fueron de utilidad escasa.

 No obstante, las potencialidades de la interdicción aérea quedaron establecidas, y durante la Segunda Guerra Mundial una vez más se convirtió en una misión importante de las fuerzas aéreas. Aunque las operaciones de interdicción aérea se llevaron a cabo en todos los teatros de operaciones, las más extensivamente analizadas fueron aquellas donde los Estados Unidos y el Reino Unido las emplearon contra las fuerzas del Eje. Específicamente, los Aliados lanzaron esfuerzos importantes de interdicción aérea en las campañas de África del Norte, Italia y Normandía. Las características de esas tres campañas eran marcadamente diferentes en términos de condiciones del tiempo, el terreno, la infraestructura de suministros y medios de transporte del enemigo y la disponibilidad de inteligencia con relación al enemigo. Como  consecuencia directa de ésto, el resultado era también diferente. El mayor éxito se logró en los terrenos desérticos de África del Norte, donde las fuerzas del Eje dependían grandemente de convoyes marítimos a través del Mediterráneo que eran visibles y fáciles de atacar. La campaña italiana por el contrario, se caracterizaba por un terreno montañoso, malas condiciones climáticas, y líneas de aprovisionamiento alemanas más cortas. Los diferentes resultados obtenidos en estas dos campañas le enseñaron a los planificadores aéreos varias lecciones importantes.

La interdicción aérea ha continuado jugando un papel principal en los conflictos desde la Segunda Guerra Mundial. Fue usada extensivamente en Korea, Vietnam, Irak y Servia, tanto como en las guerras de Israel y los Países Árabes en el Medio Oriente. Una vez más, las diferentes condiciones locales y las restricciones políticas tuvieron un enorme efecto en la forma en que fue empleada la interdicción aérea, y en el grado de éxito alcanzado.

En Vietnam, por ejemplo, la campaña de interdicción estratégica conocida como Trueno Rodante(1965-1968) fue mayormente un fracaso. El denso terreno selvático, la pobre inteligencia acerca de los movimientos del enemigo y las restricciones políticas acerca de los blancos a golpear hizo que los esfuerzos de interdicción aérea de EE.UU fuesen mayormente fútiles. El flujo de suministros y refuerzos desde Vietnam del Norte a sus unidades en el Sur nunca fue seriamente afectado. En contraste, los esfuerzos de interdicción aérea de la coalición durante la Guerra del Golfo(1991) resultaron extremadamente exitosos en aislar a las unidades iraquíes de la línea del frente de sus bases en la retaguardia. La inteligencia, en su mayor parte obtenida desde el espacio y de sensores aéreos, dio un retrato inusualmente claro de las posiciones enemigas, mientras que el terreno desértico facilitaba las operaciones de interdicción aérea.

Lecciones Aprendidas

Al revisar los esfuerzos de interdicción aérea realizados durante el Siglo XX, es posible identificar varios factores que tienen impacto en su resultado 
• Primero, la superioridad aérea es esencial para que la interdicción aérea pueda dar resultados puesto que permite una mejor identificación y ataque a las fuerzas enemigas y sus líneas de suministro y al mismo tiempo el avión atacante se enfrenta a menos riesgos.
• Segundo, la inteligencia concerniente a la disposición del enemigo, sus movimientos, almacenes e intenciones es crucial. En la campaña de África del Norte, por ejemplo, el que los Aliados tuviesen a Ultra les dio un cuadro definido de el trasiego de buques del Eje por el Mediterráneo. En contraste, en Vietnam, los Estados Unidos tenían muy poca comprensión de las actividades del Vietcong y de los norvietnamitas.
• Tercero, las condiciones climáticas y el terreno tienen un impacto decisivo en el éxito o el fracaso de la interdicción aérea. Un factor importante es la habilidad de llevar a cabo la interdicción de noche o bajo condiciones atmosféricas adversas, pues esas condiciones ayudan al movimiento clandestino de fuerzas y suministros.
• Cuarto, las operaciones de interdicción deben ser persistentes. Si se le permite al enemigo un respiro, él se reabastecerá y almacenará, haciendo que la interdicción aérea sea inefectiva.
• Quinto, los planificadores aéreos deben proponerse objetivos realizables. Es virtualmente imposible aislar totalmente el campo de batalla. Algo siempre se filtrará, y eso será suficiente para sostener al enemigo. Por ejemplo, incluso si el 95 por ciento de todos los suministros a las fuerzas del Eje en Italia durante la Segunda Guerra Mundial fueron interrumpidos, ellos aún pasaron material suficiente para que las fuerzas del Eje  pudieran llevar a cabo operaciones defensivas.
• El sexto factor está relacionado con lo mismo y es quizá el más importante: existe una relación simbiótica entre las fuerzas aéreas y las de tierra en una campaña de interdicción aérea exitosa. Un enemigo que no es molestado y está estacionario consume menos recursos, al mismo tiempo que presenta menos blancos. Si, por el contrario, las fuerzas enemigas están siendo constantemente hostigadas y hechas salir de sus posiciones defensivas por nuestras fuerzas, ellas consumirán más recursos, en especial combustible y municiones, mientras que se exponen más al ataque aéreo.

Ejemplos de operaciones de Interdicción
• Operación Strangle - Empleó ataques de P-47 Thunderbolt para destruir las líneas férreas del Eje en Italia.
• Los ataque a la logística del Eje en Francia en preparación de la Operación Overlord.
• Ataques sobre la Vía Ho Chi Minh que se extendieron a lo largo del conflicto de Vietnam
• Operación Linebacker conducida por la Séptima Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Vietnam.
• Campaña aérea durante la operación Tormenta del Desierto


domingo, 6 de mayo de 2012

Guerra de Trincheras – 2


Las armas de la guerra de trincheras
Armas de infantería
El soldado de infantería común tenía cuatro armas a su disposición en las trincheras: el fusil, la bayoneta, la escopeta y la granada.

Lee-Enfield Rifle No. 4 Mk I.


El fusil británico estándar era el .303-in. (7,7 mm) Short Magazine Lee-Enfield (SMLE), diseñado originalmente como una carabina para la caballería, con un alcance máximo de 1.400 yardas (1.280 m), aunque su alcance efectivo estaba más cercano a las 200 yardas (180 m). El entrenamiento británico enfatizaba el disparo rápido más que la puntería. A comienzos de la guerra, los británicos fueron capaces de derrotar a los alemanes en la batalla de Mons y en la primera batalla de Ypres mediante los disparos de fusil en masa. No obstante, a medida que la guerra de trincheras se fue desarrollando, la posibilidad de reunir una línea de fusileros era rara.

Por su parte, los alemanes contaban con el 8 mm (.312-in.) Mauser Gewehr 98 (G98), que era tan bueno o incluso mejor que el británico en lo que respecta a fiabilidad, alcance y precisión. Estaba, sin embargo, menos preparado para el fuego rápido, debido a que admitía la mitad de balas que el fusil británico.

Fusil alemán Mauser Gewehr 98


Los fusiles franceses (Lebel) y rusos (Mosin-Nagant) eran en general inferiores a los alemanes y británicos en la mayoría de los campos, y especialmente en fiabilidad y acabado.
El soldado británico estaba equipado con una espada-bayoneta de unos 53 cm, que era demasiado larga para ser empleada, particularmente en combates cuerpo a cuerpo. No obstante, usar la bayoneta era más seguro que disparar un fusil en esos momentos, puesto que en una mêlée (combate cuerpo a cuerpo inesperado) se podía herir o matar a un compañero en lugar de al enemigo. Los registros británicos muestran que solo el 0,3% de las heridas eran causadas por bayonetas, aunque un ataque con bayoneta era muy probable que acabase con la muerte del enemigo. Una carga con bayoneta podía ser efectiva para inducir el terror en las filas enemigas y animarles a huir o a rendirse. Se utilizaba mucho para rematar a enemigos heridos durante un avance, ahorrando munición a la vez que se reducía la posibilidad de ser atacados desde la retaguardia. Los soldados imperiales ingleses también llevaban su propia bayoneta M1898 "Butcher-blade" (filo de carnicero), que era un arma mortal en campo abierto, pero que también planteaba muchas dificultades de uso en las estrechas trincheras.

Muchos soldados preferían un arma tipo espada corta o incluso herramientas de construcción de trincheras antes que la bayoneta. En ese caso afilarían el final del cuchillo para que fuese tan efectivo como una bayoneta, mientras que su longitud más corta los hacía más manejables en las trincheras. Estas herramientas también podían usarse para cavar una vez se hubiese tomado una trinchera.

Dado que las tropas a menudo no estaban equipadas adecuadamente para la guerra de trincheras, en las primeras batallas eran habituales las armas improvisadas, como puñales de madera o mazas metálicas, así como todo tipo de cuchillos cortos e incluso puños americanos. A medida que la guerra siguió adelante se fue mejorando el equipamiento y se desecharon este tipo de armas improvisadas.

Las escopetas las utilizaron principalmente los americanos en el frente oeste. En lugar de una única bala a gran velocidad, la escopeta dispara un número mayor de bolas de metal llamadas perdigones. Si bien uno solo de esos balines causa mucho menos daño que una bala de rifle, la carga estándar de un cartucho de escopeta solía causar muchas heridas graves a corta distancia, incrementando las posibilidades de una herida que dejase al enemigo fuera de combate. Una escopeta cargada con cartuchos era un arma formidable a corto alcance, hasta el punto de que Alemania hizo una protesta formal sobre su uso el 14 de septiembre de 1918, estableciendo que "todo prisionero al que se le encuentre en su poder ese tipo de armas o munición pone en riesgo su vida" (aunque esta amenaza aparentemente no llego a llevarse a cabo). Los militares estadounidenses comenzaron a usar escopetas de cartuchos modificadas especialmente para la guerra de trincheras, con cañones más cortos, cargadores más largos, sin seguro, y a menudo se equipaban con protectores del calor y con enganches para bayoneta que utilizaban la bayoneta M1917. Todavía existen descendientes de esta arma, en la forma de la escopeta de combate, y su prima la escopeta antidisturbios. También se sabe que los ANZAC y algunos soldados británicos emplearon la escopeta de canon recortado en los saqueos nocturnos, por su poco volumen, efectividad en el cuerpo a cuerpo y facilidad de uso dentro de la trinchera. Sin embargo, esta práctica no era oficial, y se utilizaban escopetas civiles alteradas para su nuevo uso.

La granada, por su parte, se convirtió en la principal arma de la infantería en la guerra de trincheras. Ambos bandos fueron rápidos a la hora de entrenar escuadrones especialistas en bombardeos. La granada permitía al soldado atacar al enemigo sin exponerse directamente, y no requería la precisión del rifle para matar a un hombre. Los alemanes y turcos estaban bien equipados con granadero desde el comienzo de la guerra, pero los britanicos habian dejado de utilizarlos en la década de 1870 y no esperaban una guerra de asedio, con lo que al principio de la guerra los soldados tuvieron que improvisar bombas sobre la marcha, con lo que fuese que tuviesen a su disposición. A finales de 1915, los ingleses introdujeron una granada de mano propia, la Mills bomb, y a finales de la guerra se habían usado 75 millones de ellas.


Ametralladoras
La ametralladora es posiblemente el arma mas característica de la guerra de asedio, con la imagen de oleadas de infantería siendo abatidas por ráfagas de balas. Los alemanes ya habían empleado esta arma con anterioridad; en 1904 cada regimiento estaba equipado con una, y el personal que la manejaba eran unidades de infantería de elite. Después de 1915, el MG 08/15 era el estándar en el ejercito alemán. Su número pasó a formar parte del idioma alemán, con el significado de "llanura arrasada". En Galipoli y en Palestina los turcos aportaban la infantería, pero normalmente eran los alemanes quienes manejaban las ametralladoras.

El alto mando británico era más reacio a acoger este armamento, supuestamente por considerarlo "poco deportivo" y por pensar que animaba a la lucha defensiva, por lo que tardaron más que los alemanes en adoptarla. El mariscal de campo Sir Douglas Haig dijo en 1915: "The machine gun is a much overrated weapon; two per battalion is more than sufficient" (La ametralladora es un arma muy sobrevalorada; dos por batallón es más que suficiente), lo cual acabo en un número record de bajas británicas.

En 1915 se formo el Cuerpo de Ametralladoras, con la finalidad de proveer de suficientes equipos de ametralladoras pesadas al ejército. Fueron los canadienses los mejores en este campo, siendo los pioneros en técnicas como el fuego indirecto (pronto adoptadas por todos los ejércitos aliados) bajo la guía de un antiguo oficial de la reserva del ejercito francés, el Mayor General Raymond Brutinel. Para satisfacer la demanda, la producción de la ametralladora Vickers se contrato con compañías de los Estados Unidos. Para 1917, todas las compañías de las fuerzas británicas estaban equipadas con cuatro ametralladoras ligeras Lewis, lo que incremento significativamente su poder de fuego.

Ametralladora Vickers


La ametralladora pesada era un arma de especialista, y en una guerra de trincheras se utilizaba de manera científica, con campos de fuego calculados cuidadosamente, de forma que en el momento en que se tuviese noticia de una explosión en el lugar exacto, se dirigiese contra el parapeto enemigo o contra la zona de alambrada destruida. También podía emplearse como artillería ligera, bombardeando trincheras distantes. Estas armas necesitaban un equipo de unas ocho personas para moverlas, mantenerlas y tenerlas abastecidas de munición.


Morteros
Los morteros eran armas que lanzaban proyectiles a una distancia relativamente corta y con trayectoria en forma de parábola. Fueron utilizados ampliamente como forma de atacar las trincheras frontales y cortar las alambradas en preparación de un asalto. En 1914, los británicos lanzaron un total de 545 bombas de mortero. En 1916 lanzaron más de 6.500.000.

El principal mortero británico era el mortero Stokes, que era el precursor del mortero moderno. Era un mortero ligero, pero fácil de usar, y capaz de mantener una velocidad de disparo muy alta gracias al propulsor que se adhería a la bomba. Para disparar un mortero Stokes se dejaba caer la carga en un tubo, y entraba automáticamente en ignición en el momento en que golpeaba el disparador del fondo.

Los alemanes empleaban una variedad de morteros. Los más pequeños eran lanzagranadas (Granatenwerfer) que disparaban bombas de racimo. Los morteros medianos recibían el nombre de lanzaminas (Minenwerfer), llamados "minies" por los británicos. El mortero pesado se llamaba Ladungswerfer y lanzaba "torpedos aéreos" que contenían unos 90 kg de carga, a una distancia de más de 1.000 yardas. El vuelo del misil era tan lento que los hombres que se encontraban en el objetivo podían intentar buscar refugio.


Artillería
La artillería dominaba el campo de batalla en la guerra de trincheras, del mismo modo que la fuerza aérea domina la guerra moderna. Un ataque de infantería raramente tenía éxito si se hacía más allá de la línea que cubría su artillería de apoyo. Además de disparar a la infantería enemiga, la artillería se enzarzaba en batallas con el enemigo para intentar de destruir sus baterías de cañones.

La artillería disparaba principalmente bombas de fragmentación, explosivas o, más adelante en la guerra, de gas. Los británicos también experimentaron con bombas incendiarias que hiciesen arder los bosques y las ruinas.


Cargando un obús

Los tipos de artillería eran de dos clases: cañones y obuses. Los cañones disparaban balas de alta velocidad sobre una trayectoria plana y a menudo se utilizaban para lanzar bombas de fragmentación y cortar la alambrada enemiga. Los obuses lanzaban el obús sobre una trayectoria alta, de forma que cayesen contra el suelo. Eran la artillería normalmente de mayor tamaño: el obús alemán de 420 mm pesaba 20 t y podía lanzar un obús de una tonelada a una distancia de 10 km.

Una característica critica de las piezas de artillería modernas era el mecanismo de recarga hidráulico, que permitía que el canon no tuviese que bajarse para recargarlo después de cada disparo. Inicialmente cada canon necesitaba registrar su objetivo, lo cual alertaba al enemigo del inminente ataque. Hacia el final de 1917, las técnicas habían evolucionado de forma que no fuese necesario.


Gas
El gas lacrimógeno lo emplearon los franceses por primera vez en agosto de 1914, pero solo servía para dejar al enemigo momentáneamente fuera de combate. En abril de 1915 los alemanes utilizaron por primera vez el cloro en la segunda batalla de Ypres. Una dosis lo suficientemente grande podía matar, aunque el gas era fácil de detectar tanto por el olfato como por la vista. Por otro lado, los que no morían por la exposición podían sufrir daños pulmonares permanentes.

El fosgeno, usado por primera vez en 1915, era el gas más mortífero empleado en la Primera Guerra Mundial. Era 18 veces más poderoso que el cloro y mucho más difícil de detectar. Sin embargo, el gas más efectivo era el gas mostaza, introducido por Alemania en julio de 1917. No era tan mortífero como el fosgeno, pero era difícil de detectar y permanecía en la superficie del campo de batalla y con ello podía causar bajas durante un periodo más prolongado. Las quemaduras que producía eran tan terroríficas que era muy raro que un herido por exposición al gas mostaza pudiera volver a estar capacitado para luchar de nuevo. Solo el 2% de los heridos por gas mostaza morían, principalmente por infecciones secundarias.

El primer método de empleo del gas era soltarlo desde un cilindro cuando el viento era favorable. Esta técnica era obviamente muy peligrosa, tanto por los eventuales cambios en el viento como por la posibilidad de que los cilindros fueran rotos en un bombardeo (puesto que era necesario ponerlos en la primera línea de batalla). Más tarde el gas se lanzaba mediante la artillería o del fuego de mortero.


Cascos
Durante el primer año de la Primera Guerra Mundial, ninguna de las naciones combatientes equipaba a sus tropas con cascos de acero. Los soldados que iban a la batalla utilizaban simples gorros de tela o de cuero que no ofrecían ninguna protección a las heridas por armas modernas. Las tropas alemanas empleaban el tradicional Pickelhaube de cuero (gorro terminado en un pico), con una cubierta de tela para proteger el cuero de las salpicaduras de lodo. Cuando la guerra entro en la fase de guerra de trincheras, el numero de heridas letales que las tropas recibían por la fragmentación se incremento dramáticamente.


Casco alemán Pickelhaube

Los franceses fueron los primeros en ver la necesidad de una mayor protección, e introdujeron los cascos de acero en el verano de 1915. El casco Adrian (diseñado por August-Louse Adrian) reemplazaba el tradicional quepis, y fue después adoptado por los ejércitos belga e italiano.


Casco Adrian de la infantería francesa

Más o menos por esas fechas los británicos también estaban desarrollando sus propios cascos. El diseño francés fue rechazado por no ser lo suficientemente fuerte y por ser difícil de producir en masa. El modelo que finalmente se aprobó fue el casco Brodie (diseñado por John L. Brodie). Tenía un ala más ancha para proteger al soldado de objetos que cayesen desde el cielo, pero ofrecía menos protección a la altura del cuello. Cuando los estadounidenses entraron en la guerra, eligieron este diseño.


Casco de diseño Brodie de las fuerzas estadounidenses

El tradicional pickelhaube fue reemplazado por el M1916 Stahlhelm(literalmente casco de acero) en 1916. Algunas tropas de elite italianas emplearon también un casco derivado de los modelos de la Antigua Roma.


Casco alemán modelo M1916 con pintura de camuflaje


Sin embargo, ninguno de estos diseños estándar podía proteger la cara o los ojos. Se diseñaron protectores especiales para los artilleros, y los belgas probaron gafas de protección para proteger los ojos.


Alambradas
El uso del alambre de espino era decisivo a la hora de ralentizar a la infantería a través del campo de batalla. Sin él la infantería más rápida (o la caballería) podría cruzar las líneas y llegar a las bases y artillería enemiga. Una vez ralentizados, era más probable que acabasen abatidos por la artillería o por los defensores de infantería. Liddell Hart identifico el alambre de espino y la ametralladora como los elementos que había que vencer para poder recuperar la guerra móvil. Las alambradas normalmente se construían por la noche en los sectores activos.


Fuerza aérea
La finalidad principal de las aeronaves en la guerra de trincheras era el reconocimiento y la observación de la artillería. El papel de los cazas era proteger a las aeronaves de reconocimiento amigas y destruir las enemigas, o al menos impedirles la libertad de movimientos. Esto suponía conseguir la superioridad aérea mediante la destrucción también de los cazas enemigos. Las aeronaves de localización seguirían la caída de las bombas durante el registro de la artillería. Las de reconocimiento harían un mapeo de las trincheras enemigas (primero con dibujos a mano, y más tarde con fotografías), un seguimiento del movimiento de tropas, y la localización de las baterías de artillería enemigas para su destrucción con bombardeos. Los pilotos más ingeniosos llevaban ladrillos con ellos para dejarlos caer sobre el enemigo en sus vuelos.


Otras armas
Los alemanes utilizaron lanzallamas (Flammenwerfer) durante la guerra, pero dado que la tecnología todavía estaba en sus comienzos, su valor era sobre todo psicológico. Cuando se desarrollo más la guerra se usaron los aviones con misiles con aletas para que caigan de punta.


Minas
Ambos bandos se verían envueltos en grandes competiciones de minados y contraminados. La tierra seca del Somme estaba especialmente preparada para la construcción de zapas. Sin embargo, con la ayuda de las bombas era también posible excavar en terrenos como Flandes. Había compañías especialistas en tunelados, normalmente formadas por personas que tenían experiencia civil como mineros de carbón, que construían túneles dentro de la tierra de nadie y debajo de las trincheras enemigas. Estas minas se rellenaban entonces de explosivos y eran detonadas, produciendo un gran cráter. Con ello se perseguían dos propósitos: destruir la trinchera enemiga y, gracias al montículo que producía alrededor del cráter, servir como "trinchera" cercana a la línea enemiga. Por ello, cuando se detonaba una mina, los dos bandos corrían para ocupar y fortificar el cráter.
Si los mineros detectaban un túnel enemigo, normalmente cavarían un contra-túnel, llamado camouflet, que sería detonado en un intento de destruir el otro túnel antes de tiempo. Asimismo se realizaban escaramuzas nocturnas con la finalidad expresa de destruir los trabajos enemigos. En alguna ocasión, los túneles se encontraban y se producía la lucha bajo tierra.

Estas actividades servían igualmente para poder mover a las tropas sin ser vistas. En una ocasión se traslado una división entera a través de túneles interconectados sin que pudiesen ser observados por los alemanes

Los británicos hicieron detonar una serie de minas el 1 de julio de 1916, el primer día de la Batalla del Somme. Las minas mas grandes contenían 24 t de explosivos, y fueron detonadas cerca de La Boiselle, lanzando la tierra hasta 4.000 pies (aprox. 1200 m) de altura.

A las 5.10 del 7 de junio de 1917, los británicos detonaron 19 minas para lanzar el ataque que comenzó la Batalla de Messines. La mina media contenía 21 t de explosivos, y las más grandes (a 125 pies por debajo de St. Eloi) tenían el doble de esa cantidad. La fuerza combinada de explosivos llego a sentirse supuestamente en Inglaterra. Las pérdidas entre los alemanes fueron de unos 10.000 hombres. El General Sir Charles Harrington comento:
"No sé si cambiaremos la historia mañana, pero con seguridad alteraremos la geografía".

Se desplegaron otras tres minas en Messines que no fueron detonadas debido a que cambio la situación táctica. Una estallo durante una tormenta eléctrica en 1955, y las otras permanecen bajo tierra al día de hoy.

Los cráteres que dejaron estas y otras minas en el frente oeste todavía son visibles.


Batallas
Estrategia
La guerra de trincheras se centra en dos principios fundamentales: guerra de desgaste y batallas de ruptura. La guerra de desgaste es el procedimiento de infligir bajas progresivamente al enemigo hasta que finalmente sea incapaz de continuar la guerra. Las batallas de ruptura buscan un enfrentamiento decisivo, en el cual las posiciones enemigas sean penetradas por las fuerzas atacantes, explotando las fuerzas de refresco dicha brecha (posiblemente la caballería). Ambos tipos de batallas se libraron en el frente oeste: los alemanes intentaron romper la situación en Ypres en abril de 1915, utilizando por primera vez el gas venenoso, mientras que el Comandante en Jefe de las fuerzas británicas, el General Douglas Haig, busco la victoria en el Somme en 1916 y en Flandes en 1917. La batalla de desgaste más famosa en el oeste fue la Batalla de Verdun, en donde el único propósito alemán era "desangrar al ejército francés hasta que se quedase blanco".


Tácticas
Las tácticas en las primeras fases de la Primera Guerra Mundial eran parecidas a las del siglo XIX, con la infantería avanzando en grupos de formaciones compactas buscando resolver la batalla mediante la bayoneta. La aparición de armas automáticas hizo que estas tácticas fuesen ineficaces y muy costosas.


Pueblo de Passchendaele, antes y después de la tercera Batalla de Ypres

El papel de la artillería cambio dramáticamente durante la guerra. Originalmente los cañones de campana estaban situados con las unidades de infantería, disparando directamente a objetivos visibles. Se desarrollaron una variedad de usos para el fuego indirecto, incluyendo bombardeos que buscaban matar o dejar fuera de combate a las tropas enemigas a través de la tierra de nadie, y la utilización de bombardeos para cortar alambradas, que buscaban dejar el paso libre a través del alambre de espino.

Los bombardeos aliados se fueron sofisticando a comienzos de 1917. Se desarrollaron dos tipos de bombardeos: en el primero, el bombardeo seguía a la infantería siempre por delante, protegiéndola de los defensores en un ataque. La segunda bombardeaba una "caja", dejando protegido y aislado al interior de la misma mediante una muralla de explosiones. Estos bombardeos se aplicaron con éxito en batallas a gran escala e incluso en escaramuzas. Otro tipo de bombardeo se centraba en un primer objetivo, y luego se elevaba para caer en un segundo objetivo más apartado. Sin embargo, este bombardeo normalmente esperaba mucho de la infantería, y el resultado final solía ser que la artillería iba mas rápida que los atacantes y les dejaba sin protección. Esto llevo al uso del bombardeo rodante, que se elevaba más frecuentemente pero en escalones más pequeños, moviéndose tan lentamente que los atacantes podían moverse de cerca por detrás.

La infantería atacante en la primera parte de la guerra estaba cargada habitualmente con herramientas de fortificación (bolsas de arena, picos y palas, así como alambre de espino). Con ello buscaban fortificar las trincheras capturadas para un contraataque. Los alemanes enfatizaron mucho el contraataque para recuperar el terreno perdido, lo cual comenzó a ser muy costoso a partir de 1917, cuando los británicos empezaron a limitar sus avances con el fin de ser capaces de anticipar contraataques desde una posición de fuerza.


Comunicaciones
La mayor dificultad a la que se enfrentaba una fuerza de ataque en una batalla de trincheras eran las comunicaciones. La tecnología inalámbrica estaba todavía en sus comienzos, por lo que los métodos existentes eran el teléfono, el telégrafo óptico, las lámparas de señalización, las palomas mensajeras y los corredores, y ninguno de ellos era del todo fiable. El teléfono era el más efectivo, pero las líneas eran extremadamente vulnerables a los bombardeos, por lo que solían cortarse pronto en la batalla. Como forma de luchar ante esto, las líneas de teléfono se montaban en una figura en escalera, de forma que tuviesen muchos caminos redundantes. Las bengalas y los cohetes se usaban para señalizar que se había alcanzado un objetivo, o para solicitar un soporte de artillería que ya había sido predispuesto de antemano.

No era inusual que un comandante de batallón o de brigada tuviese que esperar dos o tres horas para conocer algo del proceso de un ataque, y para entonces cualquier decisión basada en el mensaje estaría probablemente ya desfasada. También pasaría un periodo similar para transmitir las noticias a una división y al centro de mando. Consecuentemente, el resultado de muchas batallas de trincheras las decidían los comandantes de las compañías o de los batallones, con las decisiones que tomaban en el mismo momento de la lucha.


Rompiendo el punto muerto
A través de la Primera Guerra Mundial, los principales combatientes poco a poco fueron buscando alguna vía para romper el punto muerto en el que se encontraban en la guerra de trincheras, comenzando con los franceses y los alemanes, y con los británicos y las fuerzas del imperio también contribuyendo al aprendizaje colectivo.

Con la retirada de Rusia de la guerra, los alemanes fueron capaces de reforzar su frente Oeste con tropas del frente Este. Esto les permitió sacar a unidades de la línea de combate y entrenarlas en nuevos métodos y tácticas como tropas de asalto (Sturmtruppen). Los nuevos métodos implicaban a hombres lanzándose al ataque en pequeños grupos, usando cualquier cobertura que hubiese a su disposición, y desplegando fuego de cobertura para otros grupos de la misma unidad a medida que avanzaban. Las nuevas tácticas (que buscaban conseguir la sorpresa acabando con posiciones enemigas atrincheradas) debían dejar de lado los puntos fuertes y atacar los puntos más débiles de la línea enemiga. Adicionalmente, se dieron cuenta de la inutilidad de crear un gran y detallado plan de operaciones desde la distancia, optando en su lugar por emplazar a oficiales jóvenes en el lugar para que ejercitasen su iniciativa. Estas tácticas demostraron ser muy exitosas en la ofensiva de primavera de 1918 contra las fuerzas aliadas.

Los británicos habían ido aprendiendo lecciones tácticas ya desde la Batalla del Somme en 1916. Se dieron cuenta de la necesidad de introducir unidades como el pelotón o la sección, como resultado de su experiencia en esa batalla, y el énfasis se traslado desde la compañía (150-200 hombres) como unidad básica de maniobra al pelotón de aproximadamente unos diez hombres. El uso más exitoso de las nuevas tácticas de infantería combinadas con los nuevos procedimientos de artillería se consiguió en la Batalla del Risco de Vimy en abril de 1917.

Asimismo se desarrollo el carro de combate en el periodo de entre guerras, como forma de moverse por terrenos arrasados por el fuego enemigo. En la Primera Guerra Mundial todavía no llegaron a emplearse de forma efectiva en sus primeras acciones, y también fallaron como medio de transporte de personal.

En el último año de la guerra, las tropas aliadas en Europa aplicaban lo que se conoció como tácticas de fuerzas combinadas, incorporando la cooperación entre infantería, artillería, ametralladoras, carros armados y carros de combate, usando comunicación sin cañones en algunos casos y utilizando pequeños grupos de hombres como unidad táctica básica para las maniobras.

Entre las dos guerras mundiales, estas técnicas sirvieron para que J.F.C. Fuller y B.H. Liddell Hart desarrollaran teorías sobre un nuevo tipo de guerra. Estas ideas también las desarrollaron los alemanes, y las pusieron en práctica en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. Las nuevas tácticas también abrieron la vía para el éxito de la guerra táctica en 1938-1945, y el enfoque en pequeños equipos semiautónomos ejercitando su propia iniciativa en el campo de batalla, y que predominan en la guerra moderna.

El atrincheramiento siguió siendo un método valioso para reforzar los obstáculos naturales en líneas de defensa. Al comienzo de la Batalla de Berlín, la última gran batalla europea de la Segunda Guerra Mundial, los rusos atacaron a través del rio Oder a las tropas alemanas atrincheradas en Seelow. El atrincheramiento permitió a los alemanes sobrevivir el bombardeo de la concentración de artillería más grande de la historia, y también les permitió infligir a los soviéticos decenas de miles de bajas, gracias a la tierra pantanosa que había entre el rio y las alturas, antes de tener que retirarse al Oeste.



La guerra de trincheras posterior a 1945
La guerra de trincheras volvió a aparecer en algunos momentos posteriores de la Guerra de Corea (1950-1953) y en algunos lugares y combates de la Guerra de Vietnam (1964-1975).

Durante la Guerra Fría, las fuerzas de la OTAN se entrenaban de forma rutinaria para luchar contra trabajos de fortificación denominados "Sistemas de trincheras de estilo soviético", que recibían el nombre por los complejos sistemas de fortificaciones de campana creados por el Pacto de Varsovia, una extensión de las practicas de atrincheramiento soviéticas desarrolladas en el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial.


El ejemplo más citado de ejemplo de guerra de trincheras posterior a la Primera Guerra Mundial es la Guerra Irán-Iraq, en donde ambos ejércitos tenían un gran número de infantería con pequeñas armas modernas, pero muy poco blindaje, aviación y entrenamiento en armas combinadas. El resultado fue muy parecido a la Primera Guerra Mundial, con la utilización de trincheras y de armas químicas.
Otro ejemplo de trincheras fue la Guerra entre Etiopia y Eritrea de 1998-2002. El frente en Corea y  las líneas frontales entre Pakistán e India en Cachemira son dos ejemplos de líneas de demarcación formadas mediante kilómetros de trincheras uniendo puestos fortificados (y en el caso de Corea, rodeadas por millones de minas terrestres).


Bibliografía
• Canfield, Bruce N. (May 2004). Give Us More Shotguns. American Rifleman.
• Dupuy, Trevor N.. Evolution of Weapons and Warfare.
• Dupuy, Trevor N. (1979?). Numbers, Predictions, and War. Bobbs-Merrill.
• Fitzsimmons, Bernard, general editor (with Bill Gunston, Ian Hogg, & Anthony Preston). Encyclopedia of 20h Century Weapons and Warfare. 24 volumes.
• Gudmundsson, Bruce I (1989). Stormtroop Tactics: Innovation in the German Army, 1914-1918. [2].
• Haber, L. F. (1986). The Poisonous Cloud: Chemical Warfare in the First World War.
• Herwig, Holger H. (2001). Operation Michael: The "Last Card". German Spring Offensive in 1918 [3] (en PDF).
• Palazzo, Albert (2000). Seeking Victory on the Western Front: The British Army and Chemical Warfare in World
War I. [4].
• Sheffield, G. D. (2000). Leadership in the Trenches: Officer-Man Relations, Morale and Discipline in the British
Army in the Era of the First World War.
• Smith, Leonard V. (1994). Between Mutiny and Obedience. The Case of the French Fifth Infantry Division during World War I.
• Winter, Denis. (1978). Death's Men: Soldiers of the Great War. ISBN 0-14-016822-2.

Enlaces externos
• The Trench (http:/ / www. bbc. co. uk/ history/ programmes/ trench/ ), programa de la BBC sobre la Primera Guerra Mundial
• The Diggers (http:/ / www. diggers. be/ )
• Information on Australian World War 2 Fortifications (http:/ / www. tunnelrats. org. au)
• Johnson, Patrick, In Depth: A century of mud and fire (http:/ / news. bbc. co. uk/ 2/ hi/ in_depth/  5102512. stm), BBC News, 27 de junio de 2006
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...